Destino Goldfield

SITUADO EN lo alto de una pequeña colina entre las Montañas de la Superstición y las Montañas Goldfield, el desarrollo de Goldfield tuvo su inicio en 1892 cuando se encontró oro de alta calidad en la zona. El 7 de octubre de 1893 recibió su primera oficina de correos oficial.

Este descubrimiento, junto con la leyenda de la Mina Lost Dutchman, llevó a muchos mineros nuevos a la zona y en poco tiempo, la ciudad contaba con tres salones, una pensión, una tienda general, cervecería, herrería, carnicería y una escuela. Durante cinco años, la ciudad prosperó, alcanzando unas 1,500 personas residentes.

Pero, al igual que otros campamentos de oro, los días de bonanza se desvanecieron rápidamente cuando la veta de oro comenzó a desarrollarse y la calidad del mineral decayó. Sólo cinco años después de que comenzara, la ciudad se encontró muriendo rápidamente. Aunque los mineros continuaron, la oficina de correos fue descontinuada el 2 de noviembre de 1898, y Goldfield se convirtió en un pueblo fantasma

Un hombre llamado George Young, que era el secretario de Arizona y el gobernador interino, llegó a la escena en la primera década del siglo XX. Young trajo nuevos métodos de minería y equipos para recuperar el mineral y la ciudad comenzó lentamente a cobrar vida una vez más. También se construyó un molino y una planta de cianuro. Se estableció una segunda oficina de correos el 8 de junio de 1921 y la “nueva” ciudad se llamó Youngsberg. Sin embargo, el “renacimiento” de la ciudad duraría tanto como la primera, sólo cinco años. Finalmente, el oro se había ido, la oficina de correos se suspendió el 30 de octubre de 1926, y la ciudad murió una vez más.

Pero Goldfield obviamente no estaba destinado a morir de forma permanente. En 1966, Robert F. “Bob” Schoose, un entusiasta de la ciudad fantasma, la minería y la caza del tesoros hizo su primer viaje a las montañas de la superstición y al instante se enamoró de la zona. Se mudó a Mesa, Arizona en 1970 y comenzó a soñar con ser dueño de su propio pueblo fantasma. Él y su esposa, Lou Ann, luego localizaron otro sitio de cinco acres que alguna vez fue la ubicación del Molino Goldfield y decidieron reconstruir el antiguo casco. Al comprar el antiguo sitio de la fábrica en 1984, primero reconstruyeron un túnel minero, que incluía una cafetería y abrió sus puertas en 1988. Luego vino una tienda de fotografía, el Nugget Azul, una tienda general, el salón Mammoth y el museo Goldfield.

Hoy en día, Goldfield está lleno de edificios de aspecto auténtico, incluye recorridos mineros subterráneos y el único ferrocarril de carril angosto en funcionamiento en Arizona. Numerosas tiendas y edificios incluyen un salón, panadería, talabartería, una cárcel y más. La calle está llena de gente con trajes de época, caballos y carretas, y algunas veces ocurren originales representaciones de pistoleros. También hay una tirolesa llamada Superstición.

Los comerciantes abren desde las:
10 am a 5 pm
Panadería abierta:
9 am a 5 pm
Salón abierto todos los días:
11 am a 9 pm


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas