Casa del suspiro

UBICADA EN una zona residencial de la Ciudad de México, la Casa del Suspiro fue concebida como un oasis en medio del ajetreo urbano. Su volumetría conformada por tres bloques desfasados donde emerge de un frondoso jardín. La estructura mixta combina elementos metálicos de concreto y madera.

La distribución sencilla e intuitiva que la caracteriza brinda al usuario un estilo de vida cómodo y simple. Los espacios buscan una comodidad al máximo a través de acabados naturales, cambios de alturas, iluminación natural controlada y amplios ventanales que enmarcan la vegetación que la rodea. Es así como se logra una residencia con una relación interiorexterior privilegiada. Las texturas y tonalidades crudas, así como una iluminación tenue, crean una atmosfera de calidez al interior.

La madera de encino utilizada como un elemento recurrente hace de la Casa del Suspiro un espacio acogedor y brinda un sutil aspecto rústico a su diseño contemporáneo. Cada uno de los espacios de este hogar es sinónimo de armonía, donde en conjunto logran un proyecto que sobresale por su distribución.

Cada textura en este hogar tiene características que las distinguen por emitir sensaciones de relajación y, aunado a la naturaleza que la rodea, crea momentos de inspiración para cualquiera. Sus residentes disfrutan de sus amplios espacios conectados a través de materiales que fueron seleccionados precisamente para dar ese toque de serenidad a toda la residencia.

La estancia a doble altura se abre frente al jardín, dando una sensación de terraza cubierta, delimitada por un deck de durmientes de madera.

En un ambiente cómodo y de fácil circulación, Casa del Suspiro se concibe bajo un concepto de percepción de lo natural. La iluminación, que emite calidez al interior, hace su trabajo de ambientar este hogar dando un aspecto acogedor mientras al exterior, donde se concentra el jardín, se respira pureza rodeada de un color verde expuesto por la vegetación que se encuentra en esta residencia.

Todo el mobiliario es de diseñadores nacionales, la mayoría de estos pertenecen a la línea A2 de Artelinea. También se hacen notar la mesa del comedor diseñada por ITZ y las luminarias de Laura Noriega.

El huerto urbano alimenta la cocina, donde se integró una alacena para almacenar los víveres frescos que son aprovechados para la elaboración diaria de alimentos.

Este es un lugar destinado exclusivamente al descanso, esto se puede percibir por sus cómodos sillones donde esta familia dedica sus momentos libres para reunirse y compartir ratos de convivencia y ocio.

Una recámara con toques femeninos que no abandona esa sensación de calma, se combina con vigas en madera natural y tonos neutros que dejan claro que este espacio también es parte del concepto inicial de esta casa: la relajación.

El cubo de la escalera está rodeado por una celosía de tablones de madera, mismos que sirven como parasoles, filtrando la luz natural y controlando la temperatura.

Las copas de los árboles son enmarcadas por las ventanas de cada habitación, aunado a esto, se aprovechan los espacios para dar entrada a una terraza de ensueño, donde los tonos lavanda se introducen como un complemento perfecto para dar ese ambiente de tranquilidad que se busca en espacios como éste.

ARQUITECTURA C CÚBICA ARQUITECTOS
UBICACIÓN CIUDAD DE MÉXICO
ÁREA 480 M2
AÑO 2016
FOTOS RODRIGO PARDO


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas