Casa Pirineos Eclecticismo contemporáneo

EN ESTA ocasión, el gran talento de la reconocida interiorista Sofia Aspe hace fusión con la maravillosa arquitectura de Jaime Arena para crear Casa Pirineos, teniendo como resultado un lugar con espacios limpios y monocromáticos, donde la decoración y los detalles arquitectónicos aportan, sobretodo, colorido, textura y un ambiente lleno de frescura. Todos los muros de la casa están pintados en un tono gris cálido, con zoclos blancos de madera y pisos de ingeniería color coñac. En la sala, dos sillones Chester vintage tapizados en un terciopelo de seda verde de kravet, diseño de Sofia Aspe. Al centro, dos mesas de centro contemporáneas conviven con dos sillas Luis XVI de Les Arts Au Soleil, tapizadas en una lujosa tela bordada. De un lado, cuatro cuadros de Sergio Hernández y del otro, una pieza anónima de alas doradas.

Esta casa de dos plantas al norte de la Ciudad de México, te recibe en la planta baja con un impresionante cuadro del español Secundino Hernández en el pasillo y, frente a él, una mesa de tronco de parota traída de Oaxaca con una moderna y sencilla base de herrería (PÁGINA ANTERIOR).

El comedor tiene una mesa vintage de palo de rosa, así como tres lámparas colgantes del diseñador ingles Tom Dixon. Debajo, un antiguo tapete de kilim y una consola diseñada por Sofia Aspe Interiorismo, lista para ser usada como buffet o para poner objetos decorativos.

Al fondo, dos columnas antiguas provenientes de la India enmarcan el espacio con un ventanal que da hacia el jardín posterior, donde la arquitectura y el diseño conviven a la perfección para lograr espacios contemporáneos que destacan por su esencia.

En el bar, se hizo a la medida un sillón en escuadra con colchonetas españolas de colores, con diferentes telas de kravet. Enfrente, podemos apreciar una mesa redonda cubierta en piel de mantarraya, una silla Shoemaker, la barra de mármol calacatta hecha a medida y tres sillas de metal de Crate and Barrel, sobre las que cuelgan tres luminarias de Ralph Lauren. Los muros se tapizaron en paño gris y el bar está cubierto por grandes puertas de madera de parota; la cava queda iluminada y espectacular.

La cocina es sobria, en tonos blancos, y el toque de color se le dio con un alegre papel tapiz de Pierre Frey; los bancos son de Crate and Barrel. La biblioteca es un masculino lugar de descanso que alberga la colección de insectos disecados así como fósiles coleccionados por el dueño. Una pecera de agua salada remata al final de la mesa de billar. Los muros están tapizados nuevamente en paño y, al fondo, se aprecia una cómoda área de estar para relajarse y ver televisión.

Salimos a la terraza, una moderna sala exterior con mobiliario de Janus Et Cie, así como una chimenea de gas y una mesa Tulip vintage, con las icónicas sillas Eames de Herman Miller en color vainilla. En el muro, una gran pieza de aluminio azul del artista peruano Aldo Chaparro engalana el espacio.

En la parte superior encontramos la recámara, donde se logró un ambiente muy íntimo y lleno de detalles que deleitan la pupila; una combinación de texturas y el privilegio de ser un espacio lleno de aires relajantes que invitan al descanso. Dejando su inigualable sello, la reconocida interiorista Sofía Aspe logra su cometido de fusionar un diseño ecléctico con lo contemporáneo, inyectándole frescura a cada rincón de este hogar.

El baño de visitas tiene un impresionante lavabo en mármol calacatta. En los muros, un alegre y colorido papel tapiz geométrico y contrastando y un espejo veneciano al fondo. El proyecto Pirineos es una casa elegante y sobria con detalles de color y de originalidad, reflejando el lujo mexicano y el buen vivir urbano

ARQUITECTURA JAIME ARENAS
INTERIORISMO SOFÍA ASPE
UBICACIÓN CIUDAD DE MÉXICO
FOTOS ALFONSO DE BÉJAR


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas