Niños bien educados

Un niño bien educado no sólo es un feliz acompañante sino que se le nota la armonía al manejarse con naturalidad fuera de casa. Algunos consejos básicos y sencillos para encaminar a los pequeños de la casa por el camino de la educación y la cortesía:

1. Decir “por favor” y “gracias”. Si sabe hablar, ya puede aprender las clásicas “palabras mágicas” y no sólo para la mesa, sino para toda ocasión.

2. Sentarse en la mesa limpios y arreglados, con manos limpias, no sólo por educación sino por higiene. Los niños deben aprender lo antes posible la importancia de lavarse las manos con jabón y la forma correcta de hacerlo.

3. Mantener una conversación agradable. Es buenísimo motivarlos a participar en la conversación de la mesa, en especial, animarlos a hacer preguntas y compartir sus intereses, siempre de forma amable, sin interrumpir y sin tocar temas delicados o pelear.

4. Si no les gusta la comida, darle al menos la oportunidad de comer un poquito y nunca hacer comentarios desagradables. Si después de probarla no quieren, dependerá de la ocasión permitirles dejar el resto o guardárselo para más tarde.

5. Usar la servilleta: ya sea doblar la de tela sobre sus piernas o usar la de papel para limpiar su boca demuestra orden y limpieza, dos virtudes muy importantes a la hora de comer y en todo momento.

family 640x426 - Niños bien educados


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas