Si cuidas el peso, elige…

Asado a la plancha: a la plancha quedan muy bien filetes y rodajas de pescado de cualquier tipo como el mero, lenguado, halibut, lomos de merluza; y es la técnica más indicada para los pescados más grasos.

Asado a la parrilla: el pescado se cuece a una temperatura elevada sobre una parrilla colocada a cierta distancia de las brasas. Adquiere un aroma, un sabor y una consistencia agradables. Sardinas, anchoas y trucha resultan buenísimas.

Cocción al horno y gratinado: conviene tener un horno con humidificador. Se prepara sobre todo para piezas como rodajas, filetes gruesos o pescados enteros. Se recomienda que la temperatura interior del alimento no supere los 70ºC para que quede en su punto. Esto se consigue con una temperatura del horno entre los 180ºC y los 190ºC. Las piezas o el pescado entero se untan con aceite para que no pierda tanto jugo y no se reseque. Además, se puede rellenar con champiñones, cebolla, huevo duro, hierbas aromáticas y ralladuras de limón, que suelen introducirse en las cavidades del pescado.

gourmet 13 640x425 - Si cuidas el peso, elige...


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas