Oficina en casa

business company couch 7077 - Oficina en casa

Antes de empezar a comprar muebles o elegir una habitación para instalar tu of icina en casa, debes seguir algunos puntos que te guiarán para organizar mejor ese espacio.

Para esto, debes responder a ciertas preguntas:

  • ¿Cuáles serán las actividades qué realizarás en tu espacio de trabajo?
  • ¿Escribirás en la computadora?
  • ¿O tu trabajo es creativo y necesitarás espacio para tus diseños?
  • ¿Qué tipo de trabajo necesitas hacer?
  • ¿Tus clientes visitarán tu of icina?
  • ¿Qué equipamiento necesitas para realizar tu trabajo?
  • ¿En qué horas harás la mayor par te de tu trabajo?
  • ¿Por la mañana o por la tarde?
  • ¿Necesitarás hacer llamadas por teléfono o hablar por videoconferencia?

Es así como podremos comenzar a planear ese espacio para trabajar en el rincón perfecto.

Encuentra aquí algunos consejos que serán muy funcionales al momento de adaptar una oficina en casa.

¿Cuáles son los mejores colores para tu oficina?

El color impacta en nuestro estado de ánimo y nuestros niveles de energía.

LA PSICOLOGÍA del color es real. Algunos colores generan emociones y reacciones físicas. Por eso es importante que tengas cuidado con los colores que eliges para tu oficina en casa, tanto para las paredes como para el resto de elementos que la decoren.

Colores fríos
Los tonos azules, verdes y violetas evocan sentimientos de paz y serenidad. Aunque el azul es un color demasiado frío y puede hacer que nos provoque sueño. Éste es ideal para un dormitorio, pero no muy recomendable para una oficina.

Como color dominante de la naturaleza, el verde es un tono neutral, y solemos sentirnos cómodos en entornos con este color. El verde evoca lo orgánico, es fresco, relaja las emociones y puede aumentar la concentración. Y, sin duda, puede añadir mucha vitalidad a una oficina en casa. Si tus paredes no son verdes sino de color blanco, no hay necesidad de pintarlas de este color. Bastará con introducir algunos elementos decorativos verdes para mejorar tu productividad.

Colores llamativos El amarillo capta la atención, y atrae la mirada del ojo como ningún otro. Hace que la gente esté feliz y levanta el optimismo.

Pero un color amarillo o fuerte puede distraer demasiado. Incluso, el gran nivel de energía que proporciona puede hacer que aumenten tus niveles de ansiedad.

El rojo también es energético. Suele producir fuertes sentimientos y crea una gran excitación. Por eso, si lo usas en tu habitación de trabajo, debe ser sólo en pequeños detalles.

Encuentra el lugar indicado

Lo mejor es que elijas alguna habitación que te sobre en casa, donde no suela entrar nadie, y que esté bien aislada de ruidos e interferencias.

UNA VEZ que hayas elegido la habitación, evalúa cómo puedes organizar ese espacio para aprovecharlo al máximo.

Analiza el espacio de trabajo del que dispones, haz una lista de todas las cosas que necesitarás a diario para trabajar, y observa en qué lugar puede ir el material o equipamiento.

Con esto mantendrás un balance saludable entre tu vida personal y la profesional, y te permitirá relajarte en casa cuando no estés laborando.

¿Estás cómodo en tu nueva oficina? Es fácil desanimarse y ser muy poco productivo si el lugar de trabajo no es cómodo. Por eso una vez que hayas analizado y organizado dónde irán todos los materiales que necesitas en tu jornada laboral, debes también pensar en ti mismo.

Tú eres el corazón de tu oficina, la persona que realiza el trabajo y que hace que todo lo demás funcione, por eso es imprescindible que estés cómodo cuando te sientas a trabajar, desde el primer minuto hasta el último.

Busca una silla confortable que haga que tus piernas se sientan amortiguadas y descansadas; mira si tu mesa de escritorio tiene suficiente espacio para poner encima de ella todo lo que necesitas. El objetivo principal es que trabajas de una manera cómoda y que tengas todo a mano.

Para que tu oficina en casa esté bien organizada, debes elegir un lugar adecuado para que tenga como únicamisión ser tu espacio de trabajo. Si no lo haces, te encontrarás muy a menudo teniendo que cambiar de sitio porque esos son lugares que también suelen usar otras personas que viven contigo.

¡No satures la habitación!
¿Por qué no poner algunos detalles como cuadros u objetos decorativos? Este tipo de detalles te pueden inspirar y motivar para entrar a trabajar cada día en un ambiente positivo para ti. Pero no debes cargar demasiado ese espacio con este tipo de elementos. Un par de cuadros y algún objeto de decoración están bien; pero una pared entera llena de imágenes y fotos lo único que conseguirá es agobiarte y distraerte de tus tareas laborales.

La privacidad
Como ya lo hemos mencionado, nadie puede trabajar cómodamente en un ambiente lleno de ruido e interrupciones.

Al planear tu espacio de trabajo, asegura que te ofrezca un gran nivel de privacidad y que esté separado del resto de la casa a través de una puerta u otro tipo de separación que te aísle de los ruidos.

Si no tienes cuidado con esto, puede que recibas interrupciones demasiado a menudo que te desconcentren, te pongan de mal humor, y te estresen demasiado.


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas