RECÁMARAS PRINCIPALES

Éste es el mejor espacio para poder desarrollar nuestra personalidad y elegir una decoración y distribución adecuadas en la que nos podamos sentir cómodos y relajados. La recámara principal es un oasis de descanso donde podremos pasar tiempo de calidad y recuperar la energía que necesitamos en el diario vivir. Los estilos varían en cuanto a los gustos personales, es por ello que en este espacio dedicaremos nuestras páginas a cada uno de los elementos que hacen de esta habitación un ambiente hecho a tu medida.

¡HAZ REALIDAD TUS SUEÑOS! Descansa de la mejor manera

En este espacio te darás cuenta de que, por par tes, todo es mejor. Así que podrás ir descubriendo todo lo que puedes modificar, desde la cama hasta los tapetes y cor tinas, entre otros elementos.

PRESTEMOS ESPECIAL atención a la cama como el mueble principal, nuestro lugar de descanso que nadie debe interrumpir. El efecto buscado para la decoración de dormitorios es la comodidad y la tranquilidad. Todo dormitorio debe ser acogedor a su manera.

Los colores no deberán chocar demasiado a la vista; si lo que buscas es tener un espacio abierto y sencillez, las líneas rectas y estructuras lisas son las indicadas para ti. Debemos mantener limpio este espacio, ya que el objetivo es conseguir que nuestra mente pueda descansar en este lugar.

La posición de la cama
Ésta deberá situarse, de ser posible, en el centro del cuarto, de forma que el resto de los muebles gire en torno a ella.

Los tapetes
Éstos pueden servir para delimitar los espacios, pero en caso de utilizar varios tapetes en un dormitorio, sugerimos que no sean idénticos, aunque sí que sean del mismo conjunto o tonalidad parecida. Estos elementos pueden ser el detalle que entone a la habitación, por lo que podemos escoger colores que contrasten con los elegidos como principales para nuestra decoración.

Un útil consejo es no cubrir todo el suelo del dormitorio, sino dejar aproximadamente un metro de margen con la pared, de esta forma evitarás crear una ilusión óptica de espacio reducido.

Las paredes
Puedes hacer también una decoración con cuadros. La modernidad y la elegancia en estas habitaciones la puedes introducir con unos cuadros colocados a un lado de la cama o también los puedes poner en el centro. Es importante no excederse en la cantidad de cuadros.

De esta forma, utilizando todos estos detalles decorativos, podrás hacer unos interiores muy modernos y elegantes en los que descansarás y pasarás unos momentos muy agradables. Además, debemos tener en cuenta que en los interiores vivos y alegres podremos pasar horas.

Las cortinas
Según la intimidad que deseemos tener, escogeremos telas opacas o translúcidas. En dormitorios clásicos, el terciopelo es adecuado, al igual que la seda o el raso. También el color y el material de las cortinas dependerán de la estación del año y de la luz natural que provenga del exterior.

El tamaño y la longitud de las cortinas también son de importancia para conseguir diferentes efectos en nuestra decoración del dormitorio. Para las habitaciones de menor espacio y techos bajos, la solución es colocar cortinas que sean bastante largas y que lleguen prácticamente hasta el suelo.

Los colores
Debes tener en cuenta los colores que ya existen en el interior de tu habitación, para poder hacer una decoración acorde a ellos y no tener que cambiar muebles y colores de las paredes y del suelo para poder hacer las combinaciones adecuadas.

Plantas en tu habitación
El color verde queda muy bien y llena los interiores de un toque muy vivo. Además, cuando la decoración con las plantas se combina con tonos vibrantes para las paredes, el efecto es muy elegante.

El tamaño
Además, también es importante saber si se trata de un dormitorio grande o pequeño, para poder escoger de forma apropiada los colores del interior, ya que en los interiores pequeños los colores oscuros cerrarán la habitación y los colores claros harán el efecto de agrandarlo y de abrirlo.

Si tienes grandes ventanas
Esto es muy apropiado también para los interiores pequeños ya que de esta forma la luz que entra es más abundante. Cuando la abundancia de la luz se combina con colores claros en los muebles y de la decoración, se crea el efecto de ampliación en los interiores. Además, en estos interiores puedes optar también por unos colores oscuros para decorar las paredes y los tonos claros los puedes utilizar sólo para los muebles.

Es así como puedes modificar cada uno de los componentes de tu recámara principal. Existen otras alternativas, pero lo más importante es dejar volar tu imaginación y crear un estilo en el que encuentres el máximo confort.


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas