Casa del Mes

DESDE EL momento de su concepción, el desarrollo del proyecto de la Casa de la Asunción se basó en un profundo proceso de investigación de cada miembro de la familia. Primero, concebimos los espacios personales y de pareja. Después, los espacios de encuentro intrafamiliar y finalmente los espacios sociales.

Este cuidadoso entramado creativo de necesidades físicas y psicológicas en armonía con los dones naturales del predio dio como resultado la composición espacial de las áreas arquitectónicas para crear un proyecto inspirador lleno de energía, belleza y funcionalidad.

La paleta de materiales se basó en un exquisito equilibrio interno entre las maderas de tzalam y parota, en duela y carpintería general, combinado con placas de gran formato de mármol crema maya importado en suelos y baños, y estructuras exteriores de herrería y cancelaría negra de PVC termoacústicas, y suelos negros de recinto y pizarra, todo matizado con tonos grises en muros.

Desde el primer cimiento, hasta el detalle de cada closet, cada mueble, cada cuadro, hasta el último cojín, hacen que este proyecto integral vibre en armonía lleno de detalles y listo para inspirar a la familia a florecer de adentro hacia el mundo que les rodea.

El proyecto Asunción planteó un importante reto para la composición de las plantas, que fueron resueltas mediante giros y rotaciones que, como resultado, integran la casa con suavidad al entorno. En la sala se puede apreciar esa apertura en la que se desarrolla esta residencia, las grandes vistas al jardín y una combinación de texturas que crean un ambiente de calidez.

El salón de juegos tiene formas inspiradas en los campos de beisbol que aporta al proyecto un gran valor simbólico.

Analizando cada uno de los espacios es como se creó la cocina, donde además de pasar la mayor parte del día, esta familia aprovecha cada rincón intervenido de manera inteligente como en el caso de uno de los muros más grandes convertido en el espacio principal de almacenamiento.

La combinación de tonos contrastantes para esta recámara emite vibras de relajación mientras se aprecian detalles que brillan por sí mismos. El clóset es un santuario lleno de pequeños detalles que hacen del almacenamiento de cada prenda una experiencia; se le agregó una isla para un mejor funcionamiento y flujo de movilidad.

Estas habitaciones fueron pensadas para representar la personalidad de sus habitantes y transmitir distintas sensaciones; desde la emociones hasta la luminosidad e intimidad.

La filosofía detrás de las residencias en las que Rosemary Martínez interviene está inspirada en el florecimiento de los individuos y de las familias a través del cambio consciente de los espacios que, a su vez, influyen en cambios físicos de comportamiento y por ende, nuevas formas de relacionarse con los espacios y otros integrantes de la familia.

En planta alta la escalera es coronada con una gran pérgola y una inmensa lámpara colgante de diseñador. Además podemos apreciar el baño, donde resaltan los materiales dejados al natural para adornar el lavamanos y para finalizar, también un clóset para él.

INTERIORISMO

ROSEMARY MARTÍNEZ MBI

ARQUITECTURA

ROSEMARY MARTÍNEZ MBI & ARQ. JAÍR ZAMUDIO

UBICACIÓN

METEPEC, ESTADO DE MÉXICO

M2 CONSTRUCCIÓN

790 M2

TERRENO

1,000 M2

CONTRATISTA

ING. IGNACIO CONTRERAS

COLABORADORES

ARQ. JESÚS ARAMIZ, MARCELA MIQUELAJAUREGUI, ROCÍO GARCÍA

FOTOS

JORGE SILVA

WWW.JORGESILVA.INFO


Deja tu comentario

Ediciones impresas Ver todas